domingo, 26 de diciembre de 2010

Matemática sentimental

Manuel  era  un  hombre  de  cincuenta  y  dos  años  que  tenía  todo  lo  que  necesitaba  para ser  feliz.  Tenía  una  vida,  un  trabajo  que  le  apasionaba,  una  buena  casa  ya  pagada  y  una  mujer  con  la  que  compartir  cada  uno  de  sus  días  y  noches.  Quizá  en  esa  relación  ya  no  había  pasión,  pero  tampoco  se  podía  esperar  eso  después  de  tanto  tiempo  juntos.  Se  querían  y  eran  felices.  O  al  menos  eso  pensaba  él.
Esa  mañana  Manuel  se  despertó  temprano,  como  de  costumbre.  Y  vio  que  su  mujer  no estaba  acostada  junto  a  él,  como  cada  día,  como  siempre,  como  había  sido  durante  treinta  años.
Le  pareció  extraño,  pero  supuso  que  habría  una  explicación,  así  que  cogió  el  teléfono  y  marcó  su  número.  Nada.  No  daba  señal,  el  teléfono  estaba  apagado  o  fuera  de  cobertura.  Decidió  ir  a  la  cocina  para  desayunar,  ya  que  si  no,  iba  a  llegar  tarde  a  trabajar  y  eso  era  algo  que  no  soportaba.  Pero  cuando  entró  encontró  algo  que  podía  despejar  todas  sus  dudas.  Colgada  de  la  nevera  sobresalía  una  nota,  una  nota  que  desequilibraba  el  espacio  y  el  pulso  de  Manuel,  una  nota  que  no  podía  pasar  desapercibida  hasta  acabar  con  el  desayuno.  No.  Era  una nota  importante.  Y  él  lo  sabía.  Así  que  no  se  lo  pensó  dos  veces  y  la  abrió:

Lo  siento  Manuel.  Me  he  marchado  para  no  volver  más.
Siento  haber  sido  tan  cobarde  al  no  tener  el  valor  de  decirte  que  he conocido  a  otra  persona  que  me  ha  hecho  entender  que  la  vida  no  es aferrarse  a  alguien  por  comodidad  o  “porque  es  lo  que  toca”.  Yo  quiero ser  feliz,  y  aprovechar  el  amor  que  desde  hace  tanto  tiempo  no  quedaba  en nosotros,  pero  que  sí  queda  en  mi.
Espero  que  seas  feliz  y  que  sepas  que  nunca  he  querido  hacerte  daño,  pero en  la  vida  hay  que  ser  egoísta  y  buscar  la  propia  felicidad.
Te  deseo  lo  mejor.
Marta.

Desde  ese  momento  nada  volvió  a  ser  igual  para  Manuel.  Se  concentraba  en  su  trabajo  y  pasaba  más  tiempo  en  él  que  en  ningún  otro  lado.  Incluso  trabajaba  sábados  y  domingos.  Era  profesor  de  matemáticas,  y  el  mínimo  examen  le  servía  para  poner  clases  a  cualquier  momento.  Quería  mantenerse  alejado  de  todo,  porque  mientras trabajaba  los  problemas  matemáticos  ocupaban  toda  su  cabeza.  Pero  cuando  llegaba  la noche,  la  casa  se  le  caía  encima.  La  idea  de  dormir  en  una  cama  vacía  le  atormentaba.  A  veces  le  faltaba  el  aire  y  de  madrugada  tenía  que  levantarse  para  ir  a  pasear  por  parques  lejanos  que  no  le  causaran  ningún  recuerdo.  Engullía  la  comida  con  el  único  objetivo  de  mantenerse  con  vida  y  no  por  disfrutar  de  ella.  Cuando  encendía  la  televisión,  en  realidad  no  la  veía,  ya  que  le  recordaba  a  las  discusiones  tontas  que  tenían  todas  las  noches  sobre  qué  canal  escoger.
Cada  día seguía  siendo  igual  de  triste  para  Manuel,  aunque  ya  hubieran  pasado   más  de  cinco  meses  desde  su  marcha.  Pero  aún  así  no  podía  acostumbrarse  y  todas  las  noches  se torturaba  pensando  qué  pudo  fallar,  o  que  pudo  hacer  mal  para  que  Marta  echara  todo  a  perder.
Intentó  llamarla  varias  veces,  aunque  sólo  fuera  para  oír  su  voz  una  vez  más.  Pero  ella nunca  le  respondió  las  llamadas.
Un  sábado  a  las  siete  de  la  tarde  le  llamaron  al  teléfono  y  corrió  hacia  él  esperando que  fuera  ella  (es  lo  que  llevaba  haciendo  desde  que  se fue  cada  vez  que  le  sonaba  el  teléfono),  pero  tampoco  hubo  suerte  esta  vez,  era  un  buen  amigo,  que  hasta  el momento  nunca  le  había  fallado  y  que  había  estado  muy  pendiente  de  él  durante  todo este  tiempo.
-Te  veo  en  una  hora  en  la  cafetería  de  siempre.  –Le  dijo.
-La  verdad  es  que  no  me  apetece  mucho  salir…
-Te  veo  después  y  si  no  apareces   lo  tomaré  como  un  plantón  y  ya  sabes  que  opino  yo  sobre  eso.  –Y  colgó.
Marcos,  un  buen  amigo.  Sabía  que  Manuel  necesitaba  salir  y  esa  era  de  la  única  forma  que  lo  iba  a  conseguir.
A  las  ocho,  como  era  previsto,  Manuel  y  Marcos  se  vieron  en  la  cafetería  de  siempre.  Hablaron,  recordaron  historietas  del  pasado,  rieron,  pero  Manuel  solo  se  reía  por  fuera,  porque  por  dentro  seguía  teniendo  ese  nudo  en  el  estómago  con  el  que  no  había dejado  de  vivir  durante  los  últimos  meses.
-Creo  que  es  el  momento  de  contarte  algo.  –Dijo  Marcos.  –No  te  lo  había  dicho  porque  pensé  que  ibas  a  superarlo  en  poco  tiempo  y  que  no  había  por  qué  darle vueltas,  pero  no  puedo  verte  sufrir  así.  ¿Te  acuerdas  del  chico  joven  que  estuvo en  vuestra  casa  un  mes  antes  de  que  ella  se  marchara?  Pues  bien,  era  su  amante.  Y  ella  lo  invitó  a  casa;  quería  probar  si  tú  reaccionabas  ante  eso.  Intentó  convencerse  de  que  quizá  lo  vuestro  cambiaría.  Pero  vio  que  no.  Que  tú  no  dabas  ninguna  muestra  de  celos,  así  que decidió huir,  con él,  hacia  una  vida  nueva,  a Australia,  lejos,  muy  lejos  de  todo  esto.  Marta  se  lo  contó  todo  a  mi  mujer,  y  después  de  que  se marchara,  ella  me  lo  contó  a  mí.
-Espero  que  sea  feliz.  –Dijo  Manuel  con  los  ojos  fijados  en  un  punto,  por  miedo  a  que alguna  lágrima  resbalara  por  sus  mejillas  y  delatara  el  dolor  de  su  corazón.
-Sabes  que  puedes  contar  conmigo  cuando  quieras,  ¿no  Manuel?  –Le  preguntó.
-Claro.
-Pues  deberías  desahogarte  conmigo,  o  con  quien  prefieras.  Pero  con  alguien.  No  puedes  tragarte  toda  tu  tristeza,  porque  al  final  acabarás  dentro  de  un  pozo  del  que  te  será  muy  difícil  salir,  y  todos  los  días  serás  amenazado  por  esos  nudos  en  el  estómago  que  nadie  soporta,  y  lo  peor  de  todo  es  que  cuando  quieras  que  alguien  te ayude,  será  demasiado  tarde,  porque  ni  si  quiera  tú  sabrás  entenderte.  Sé  que  siempre  te  ha  apasionado  tu trabajo,  pero  estos   últimos meses  es  lo  único  que  haces.  No  tienes  vida  Manuel.  ¡Te  pasas  horas  en  esas  clases  y  te  has  olvidado  de  todo  lo  que  no  sean  hojas  y  hojas  de  exámenes!  Estás  huyendo  de  tus  fantasmas  del  pasado,  pero  ¿sabes  que  te  digo  Manuel?  Que  huyendo  no  conseguirás  nada.  Tienes  que  enfrentarte  a  ellos  aunque  sea  difícil.  Tienes  que  llorar  y contarle  al  mundo  lo  que  te  pasa.  Tienes  que  llegar  a  casa  y  poder  estar  a  gusto  porque  ES  TU  CASA.  ¡Tienes  que  crear  nuevos  recuerdos  y  no  quedarte  siempre encerrado  en  el  pasado!  Por  favor  Manuel,  déjame  estar  a  tu  lado…  No  hagas  las  cosas más  difíciles  de  lo  que  son.
Manuel  lo  miró  con  ojos  llorosos,  se  levantó  de  la  silla  y  le  dio  un  abrazo.  Quizá  todas  las  personas  de  la  cafetería  pensarían  que  estaba  loco.  Pero  eso  era  lo  que  menos  le  importaba.  Su  amigo  Marcos  tenía  razón  y  tenía  que  empezar  su  nueva  vida.  Sí,  quizá  le  costaría.  Pero  la  vida  es  como  un  problema  matemático:  por  mucho  que  te  cueste  y  que  no  lo  entiendas,  al  final  siempre  tiene  solución.  Y  él  era  todo  un  experto en  resolver  ese  tipo  problemas.


Este texto lo escribí para un concurso de relatos cortos de Castilla y León al que mandé hace poquito.. No espero ganar, para NADA, pero me hacia mucha ilusión presentarme.. Y lo pongo aquí por si a alguien le apetece leerlo y darme su sincera opinión :)
Espero que lo hayais pasado muy bien en noche buena y navidad y que Papá Noel se haya portado muy bien! Yo estoy muy feliz de compartir el blog con todos vosotros ya que sois los que haceis que este blog siga adelante y que cada día mire con ilusión a ver si hay una sensación más. Muchísimas gracias!

martes, 21 de diciembre de 2010

Año nuevo ¿vida nueva?

Empecemos frescos, gracias al calendario, pasa todos los años. Simplemente pon el reloj en enero. Nuestro premio por sobrevivir las fiestas navideñas es un nuevo año y trae consigo la tradición de los objetivos para el nuevo año. Dejar el pasado atrás y empezar de nuevo. Es dificil resistirse a la oportunidad de volver a empezar. Oportunidad de guardar los problemas del año anterior.

¿Quién decide cuando lo viejo termina y empieza lo nuevo? No es un día específico del calendario, ni un cumpleaños, ni un año nuevo.. Es un hecho, grande o pequeño, que nos cambia. Idealmente, nos da fuerza. Una nueva forma de vivir y de ver el mundo, dejando a un lado viejos habitos, memorias. Lo importante es que nunca dejemos de creer que podemos volver a empezar, pero también es importante recordar que, dejando a un lado toda la mierda, hay ciertas cosas que merecen la pena mantener.


 

miércoles, 15 de diciembre de 2010

co-razones

No hace falta de que me digais eso de que perdeis la cabeza por eso de sus caderas, ya sé de sobra que tiene esa sonrisa y esas maneras y todo el remolino que forma en cada paso de gesto que da. Pero además la he visto seria ser ella misma y enserio que eso no se puede escribir en un poema. Por eso, eso que me cuentas de que mírala como bebe las cervezas y como se revuelve sobre las baldosas y qué fácil parece a veces enamorarse. Todo eso de que ella puede llegar a ser ese puto único motivo de seguir vivo y a la mierda con la autodestrucción. Todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor es un cuento que me sé desde el día en que me dio dos besos y me dijo su nombre. Pero no sabes lo que es caer desde un precipicio y que ella aparezca de golpe y de frente para decirte: "venga, hazte un peta y me lo cuentas". No sabes lo que es despertarte y que ella se retuerza y bostece, luego te abrace y luego no sepas como deshacerte de todo el mundo. Así que supondrás que yo soy el primero que entiende que pierdas la cabeza por sus piernas, el sentido por sus palabras y los huevos por un mínimo roce de mejillas. Que las suspicacias, los disimulos cuando su culo pasa, las incomodidades de orgullo que pueda provocarte, son algo con lo que ya cuento. 

Quiero decir que a mi de versos no me tienes que decir nada, que hace tiempo que escribo los míos. Que yo también la veo, que cuando ella cruza por el rojo del cielo, solo el tonto mira al cielo. Que sé como agacha la cabeza, levanta la mirada y se muerde el labio superior. Que conozco su voz en formato susurro y en formato gemido y en formato secreto. Que me sé sus cicatrices y el sitio en el que la tienes que tocar en el este de su pie izquierdo para conseguir que se ría. Y me sé lo de sus rodillas y la forma de tocar las cuerdas de la guitarra. Que yo también he memorizado su número de teléfono, pero también el número de sus escalones y el número de veces que afina las cuerdas antes de ahorcarse por bulerias. Que no sólo conozco su última pesadilla, también las mil anteriores. Y yo si que no tengo cojones a decirle que no a nada porque tengo más deudas con su espalda que nadie jamás tendrá con la luna. Mira que hay tontos enamorados en este mundo.. Que sé la cara que pone cuando se deja ser completamente ella. Rendida a ese puto milagro que supone que exista. Que la he visto volar por encima de poetas que valían mucho más que estos dedos. Y la he visto formar un charco de arena rompiendo todos los relojes que le puso el camino. Que la he visto hacerle competencia a cualquier amanecer por la ventana. No me hablen de paisajes si no han visto su cuerpo. Que lo de: mira sí, un polvo es un polvo y eso es un tesoro de rojo pintado sobre sus uñas y sólo los sueños pueden posarse sobre las cinco letras de su nombre. Porque te entiendo, que yo escribo sobre lo mismo, sobre la misma. Porque razones tenemos todos, pero yo muchas más que vosotros. 

  video

http://www.youtube.com/watch?v=0cCLPmcVstc


Teneis que verlo quien no lo haya visto. Increíble.

sábado, 11 de diciembre de 2010

El reencuentro

Victoria no podía creerselo. Ahora tenía 18 años y estaba Madrid, la ciudad en la que él vivía. Lo primero que hizo al llegar a su nueva casa de estudiante fue dejar las maletas y coger el móvil. No podía aguantarse más. Había esperado tres años este momento y ahora que lo había conseguido, no sabía como, ni qué decirle, pero tenía que llamarle.
Miguel tardó en responder, pero justo cuando Victoria había perdido la esperanza, lo cogió al fin. Hablaron cinco minutos, no mucho, pues él tenía prisa y a ella no le salían las palabras de los nervios. Pero consiguió su objetivo: al día siguiente quedarían a las siete para tomar un café y hablar de todos estos años.
Victoria no pudo dormir, contaba las horas que le quedaban y se preguntaba como sería el reencuentro, como sería su sonrisa, como se sentiría al estar con él, si habría cambiado tanto como parecía en las fotos.. Se imaginaba conversaciones, se preparaba todo lo que tenía que decirle y soñaba con volver a su lado otra vez. "Es lo que prometimos una vez, tiene que salir bien." Se repetía cada vez que le entraba un ataque de nervios, que en realidad, era cada minuto.
Y llegó el momento. Ella ya estaba en la cafetería sentada en una mesa sin parar de mover los pies, mirando cada minuto el reloj perdiendo la esperanza de verle. Cuando de repente, aparece por la puerta un hombre que le hizo dar un vuelco al corazón. Le había crecido el pelo, se había dejado la barba un poco más desaliñada y vestía como siempre. Quizá había engordado un poco más y se le veía más mayor. Pero sobre todo, tenía algo que hacía que no estuviera igual que la última vez que lo vio. No parecía el mismo Miguel que ella conocía. Pero no le importó en ese momento. Se saludaron con un abrazo, dos besos y una sonrisa.
Las horas transcurrieron rápidas para Victoria. Rieron, recordaron viejos tiempos, se miraron a los ojos pensado cada uno quién sabe qué, hablaron de todo, pero sin mencionar sus otras relaciones.
Llegó el momento de despedirse y Victoria no podía irse sin antes decir algo que llevaba esperando tantísimo tiempo, que había soñado cien millones de veces a lo largo de todas las noches. No, no podía.
-Es una locura y lo sé. Pero después de tanto tiempo esperando este momento no puedo irme sin decirte que.. -Hizo una breve pausa pensado lo que iba a decir, pero continuó hablando. Sentía la necesidad de hacerlo. -Que no ha habido un sólo día en estos tres años en el que no haya pensado en ti, aunque tan solo fuera un segundo al día. Y siempre he tenido una pequeña esperanza que me ha hecho tirar para adelante en mis peores momentos, la esperanza de que cuando cumpliera los dieciocho volveríamos a estar juntos. ¿Qué me dices? Sé que es una locura, que han pasado mil historias por nuestra vida, pero podemos volver a conocernos y a enamorarnos como lo hicimos. Bueno, ¿qué me dices?
-No es tan fácil como tú lo pones Vicky, ¿no te das cuenta? Soy mayor, demasiado para ti y eso no sería bueno. Sería muy egoista estar contigo con esta gran diferencia.
-Nunca antes había importado entre nosotros..
-Ya, antes no, pero ahora sí. Además, como tú bien dices han pasado mil historias por nuestras vidas que desconocemos el uno del otro. Lo siento Victoria, es una locura, no va a funcionar.
-¿Cómo puedes estar tan seguro? No perdemos nada por intentarlo.
-Que no joder, que no funcionaría. Que no te quiero. No quería acabar mal contigo y tenía la esperanza de que pudiéramos ser amigos, pero ya veo que no. Por eso no sabía si cogertelo, sólo esperaba que me hubieras olvidado. Lo siento Victoria, lo nuestro terminó hace mucho tiempo y eso es algo que de lo que tú nunca has querido darte cuenta. 
-Entonces hasta siempre. No estoy preparada para ser tu amiga. Sólo te pido una cosa: no le prometas nada a nadie que no puedas cumplir. Y no le jodas como me has jodido a mi. Adios Miguel, y no lo dudes, esta vez será para siempre. 

 
¿Sabes? Contigo todo fue diferente. Si tuviera que olvidarte no podría, tendría que aprender a vivir sin ti.

martes, 7 de diciembre de 2010

La gente tiene cicatrices en los sitios más inesperados.

Son como mapas de nuestra vida personal. Diagramas de nuestras viejas heridas. La mayoría de las heridas se curan y no dejan nada más atrás que una cicatriz, pero algunas no, algunas heridas las llevamos con nosotros siempre a todos lados y, aunque el corte hace tiempo que se hizo, el dolor aún aguanta. ¿Cuales son peores? ¿Las heridas nuevas que son horriblemente dolorosas o las viejas que se deberían de haber curado hace años y nunca lo hicieron? Quizá las viejas heridas nos enseñen algo. Nos recuerdan dónde hemos estado, lo que hemos sobrevivido. Nos dan lecciones sobre que evitar en un futuro. Eso es lo que nos gusta creer. Pero no es así como funciona, ¿cierto? Hay cosas que tenemos que aprender una y otra, y otra vez...


El tiempo pasa incluso aunque parezca imposible. Incluso a pesar de que cada movimiento de las manecillas del reloj duela como el latido de la sangre al palpitar detrás de un cardenal. El tiempo transcurre de forma desigual, con saltos extraños y treguas insoportables, pero pasar, pasa. Incluso para mí.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Queridísimo amor:

No me queda nada más que decir, salvo que anoche no pude domir porque comprendí que todo había terminado. Es un sentimiento que nunca preví, pero al mirar atrás, pienso que no podía haber sido de otra manera.
Tú y yo éramos muy diferentes, procedíamos de mundos diferentes. Sin embargo, tú me enseñaste el valor del amor. Me enseñaste lo que significaba amar a alguien, y gracias a ello me he convertido en una persona distinta. Quiero que nunca lo olvides.
No te guardo rencor por lo que ha pasado. Al contrario, estoy convencida de que nuestra relacción fue auténtica, y me alegro de que nuestros caminos se hayan cruzado, aunque sólo fuera por un tiempo tan breve. Si en un futuro lejano volvemos a encontrarnos, cada cual con una nueva vida, te sonreiré con alegría y recordaré el verano que pasamos. Acaso tú sientas lo mismo, y aunque sólo sea por un fugaz instante, me devuelvas la sonrisa y saborees los recuerdos que siempre compartiremos.
Te quiero.


Este texto lo he cogido del Cuaderno de Noah, porque no podría describir mejor lo que me gustaría haberle dicho alguna vez.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Laura le enseñó a Cristina lo que es el amor.

 “¿Qué soy, qué soy? ¿Qué estoy haciendo? No lo sé, pero ¿Me está gustando? ¿Soy feliz? Sí. Entonces sólo déjate llevar.” Pensaba Cristina mientras los labios de Laura rozaban los suyos poco a poco. Después de ese momento nunca volvió a preguntarse nada. Se limitó a sentir, sonreír, besar y abrazar a quién quería.
Laura era alguien totalmente diferente a Cristina. Tenía veintiséis años (le sacaba diez) y vivía en Madrid, muy lejos de ella. Le gustaba la música flamenca, dibujar y viajar. Pero tenían una cosa en común: un amor que podía contra todas sus diferencias y barreras.

Fueron dos meses increíbles en los que se intentaban ver de cualquier manera, haciendo escapadas para verse, poniendo escusas para dormir abrazadas una vez más. Pero después todo se empezó a enfriar. Pasaron de llamarse todos los días a no hablar en semanas. Y Cristina se escapó a verla. Tenía la necesidad de hablar con ella para arreglarlo todo. Pero cuando llegó allí no hizo falta hablar nada: todo se había acabado. Si habían estado frías, ahora lo estaban más. Un abrazo por obligación y ningún beso de los suyos.

Por más que Cristina lo intentaba no podía entenderlo. ¿Por qué? Su pequeño gran secreto se había terminado. Ese por el que tanto habían apostado. Ese inentendible para Cristina. Ella jamás se había enamorado de una chica (en realidad nunca se había enamorado). Pero desde el primer momento en el que Laura le hizo tan feliz, dejó de preguntarse un “por qué”. Supuso que era tan simple como que alguien le pudiera llenar tanto, que no importara su sexo.

Después mantuvieron el contacto durante un año, al menos una vez al mes, diciéndose que se echaban de menos, que querían verse, proponiendo planes para quedar.. Pero ninguno fue llevado a cabo y desde hace cuatro meses no han vuelto a hablar. 

 
Ahora Cristina ve el mundo de otra forma. No juzga sin antes conocer y entiende cosas que quizá antes nunca hubiera entendido. Hay veces que le encantaría contárselo a quién fuera. Pero no lo hace, porque le da miedo. Miedo a que la juzguen, a que le pongan una etiqueta que no es. Y tiene que inventarse un nombre de un chico para hablar de ella. Y se siente asqueada cada vez que lo hace. ¿Por qué es tan difícil de entender que por enamorarte de una chica no tienes que llevar una etiqueta? ¿Por qué es tan difícil entender que Cristina se enamoró de la persona y no del sexo? Hay mucha gente que no podría llegar a entenderlo nunca. Que piensa que es o blanco, o negro. Por eso yo he hecho esta entrada, para que Cristina y todo el mundo que haya vivido de cerca una historia tan increíble, vea que hay personas que lo entienden. Porque en realidad, un amor así, es más fuerte que otro, ya que tienen que luchar contra todas las barreras que hay en su sociedad, pero sobre todo, luchar contra ellas mismas, que eso más duro que cualquier otra cosa.

Y ahora ¿qué siente Cristina? Ni ella lo sabe. Pero si hay algo de lo que puede estar segura, es que no va a olvidarla jamás.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Hoy estoy triste y no sé porque.

¿No os pasa a veces? Hay días en los que derrepente, una tristeza se apodera de mi y no me suelta. Se acomoda en mi estómago y se queda ahí por un largo o corto tiempo; depende. Sobre todo los domingos.
Es una sensación odiosa eso de no saber por qué y qué te hace estar triste.

Ayer vi por cuarta vez 500 days of summer (la vi en agosto por primera vez y no he podido parar de verla) y siempre saco cosas nuevas sobre las que reflexionar. ¿Por qué siempre que terminamos con algo o alguien, nos encerramos en ver sólo las cosas buenas? En esos momentos, lo mejor es intentar recordar las cosas tal como sucedieron. Y yo hoy le he dicho adiós a alguien.

En fin, hoy no tengo nada de inspiración, ni ganas de escribir, ni nada. Tengo esto muy abandonado, pero porque los exámenes no me dejan ni respirar y ahora mismo estoy escribiendo aquí porque no me concentro y necesitaba desahogarme..



-¿Y qué pasó?
-Lo que siempre pasa: la vida.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Cuento de caperucita roja contado por el lobo

El bosque era mi hogar. Yo vivía ahí y me preocupaba por él, trataba de tenerlo cuidado y limpio.
Un día soleado mientras estaba limpiando basura que acampantes habían dejado, escuché pasos. Me escondí detrás del árbol y vi a una pequeña niña viniendo por el camino, trayendo una canasta.
Sospeché de la pequeña niña a primera vista porque ella vestía muy lujosamente, toda de rojo y su cabeza estaba cubierta para que nadie supiese quién era.
Naturalmente me detuve a observarla y le pregunté quién era, de dónde venía y todo eso. Ella me contó un cuento acerca de ir a la casa de su abuela, con la canasta del almuerzo. Parecía básicamente una persona honesta, pero ella estaba en MI bosque y con una apariencia sospechosa con ese extraño gorro encima; entonces decidí enseñarle cuán peligroso era atravesar el bosque vestida tan lujosamente.
La dejé seguir su camino pero corrí rápido a la casa de la abuela.
Cuando ví a la agradable señora le expliqué mi problema y ella acordó conmigo en que su nieta necesitaba aprender una lección.
La señora anciana acordó quedarse afuera, en la sombra, hasta que yo la llamase, en realidad se quedó debajo de la cama.
Cuando caperucita llegó yo la invité al dormitorio, pues yo estaba en la cama vestido como una abuela.
La chica entró con sus mejillas rosadas y dijo algo desagradable acerca de mis orejas. Yo había sido insultado antes y tratando de poner lo mejor de mi, sugerí que las orejas grandes servían para escucharla mejor; mi intención era decirle que yo quería escucharla y prestarle mucha atención a lo que estaba diciendo, pero ella dijo otra frase insultante acerca de mis ojos saltones.
Ahora uds. pueden llegar a entender cómo me estaba sintiendo acerca de esa chica que parecía tan agradable pero que en realidad era una persona tan desagradable. Sin embargo, seguí con mi política de poner la otra mejilla, entonces le dije que los grandes ojos me servían para poder verla mejor a ella.
Su siguiente insulto realmente me dolió. Yo siempre tuve problemas de tener grandes dientes y esta pequeña niña me insultó acerca de ellos. Yo sé que debí haberme controlado más pero bajé de la cama y le dije que mis dientes me ayudarían a comerla mejor.
Ahora, déjenme explicarles, ningún lobo podría comer nunca a una pequeña niña, todos sabemos esto, pero la Caperucita loca comenzó a correr alrededor de la casa gritando. Yo corría detrás de ella, tratando de calmarla, me había sacado la ropa de la abuela, pero esto lo único que hizo fue empeorar aún más la situación: se abrió la puerta y un enorme leñador estaba ahí con su hacha, mirándome, fue claro para mí ver que yo estaba en problemas y me fui por una ventana que había detrás de mí.
Quisiera decirles que este fue el final pero la abuela nunca va a contar mi lado de la historia.
Al poco tiempo se empezó a decir que yo era impulsivo y todos comenzaron a evitarme.
No sé más acerca de la pequeña niña con su linda Caperucita Roja, pero yo, nunca más volví a ser feliz.


Simplemente pongo esta historia para que nos demos cuenta de que las cosas no siempre son lo que creemos. Porque la realidad, a menudo es muy distinta a lo que uno cree que es, las personas no siempre son lo que aparentan ser, ni las relaciones y mucho menos los amigos y esa realidad es la que se encarga de poner a cada uno en su sitio, porque uno cree que es negro, pero puede ser blanco, o uno cree que es blanco pero probablemente sea de todos los colores del arcoiris, uno sabe como empiezan las cosas pero nunca sabe como van a terminar..

viernes, 5 de noviembre de 2010

Nuestra promesa irrompible

-Y cuando cumpla los 18 ¿qué? Seguiremos aquí y mi madre seguirá siendo mi madre y querrá matarte si me pones una mano encima..
-Eso no va a ser siempre así.
-¿Me estás pidiendo que te espere? Pídemelo..



lunes, 1 de noviembre de 2010

Hoy

No sé por qué, pero siento la necesidad de escribir. Sobre ti, una vez más. ¿Por qué? Quizá es que la música tan triste que estoy escuchando hace que me ponga triste, como hacía tiempo no lo había estado. Había olvidado ese nudo en el estómago que hace que pueda estar llorando demasiado tiempo y que piense que esa sensación tan desagradable no va a terminar nunca. ¿Por qué? ¿Por qué todos los días, aunque sólo sea un segundo, pienso en ti? No lo entiendo. Pensaba y estaba segura de que te había olvidado. Pero ya veo que no. Que eres esa espinita clavada, que parece que no está, pero que en algún determinado momento, aparece. Y me vuelve a hacer sentir melancólica, como tiempo atrás. Sin ninguna razón. O me pone los pelos de punta cuando hay una mínima posibilidad de hablar de nuevo contigo. Sé que ya no es lo mismo, y que ya no te quiero, o al menos, ya no como antes. Pero también sé, que volvería a caer todas las veces que tú quisieras que cayera. Porque es algo inevitable. Eres inevitable. Y si algún día volviera todo, debes saber de antemano, que sería yo la que jugaría con desventaja.

jueves, 28 de octubre de 2010

Y ser valiente, como Daniel lo fue.

Eran las seis de la mañana y Daniel se despertó sobresaltado. Esa noche había tenido un sueño extraño. Soñó con un lugar que no conocía, lejos de su trabajo, lejos de sus amigos de siempre, de su familia, de la mujer con la que llevaba compartiendo casi treinta años… Pero lo extraño es que allí era feliz. Increíblemente feliz. 

Y nada más despertase, se levantó de la cama y se dirigió al armario sin hacer a penas ruido. No quería despertar a Marta, que soñaba con no se sabe qué acurrucada en la cama. Sacó una maleta pequeña en la que metió poca ropa. Cogió dinero de la cartera y la metió en la maleta de mano. Apuntó dos números de teléfono en un papel y desconectó el móvil. En otro papel escribió:

No me esperes, no volveré. O al menos, no pronto.
Daniel.

Y lo dejó en la mesilla de su mujer.
Rápidamente salió por la puerta y corrió hacia el aeropuerto. “Un billete para un lugar que esté lejos, y que sea diferente” pidió a la azafata. Bali, en Australia le pareció el lugar adecuando. En dos horas subió al avión que le depararía a una nueva vida, lejos de todo. Sabía que nadie le entendería, y que lo juzgarían por marcharse así. Pero tenía cincuenta y tres años, odiaba la monotonía y llevaba treinta años atado a una vida que jamás hubiera imaginado, que no era la suya. “Yo no he nacido para esto” siempre se repetía. Y hoy, no se sabe por qué, escapó. 

Aún sentía miedo respecto a su decisión. Pero se daba cuenta de una cosa: las decisiones eran solamente el comienzo de algo. Y él había comenzado sonriendo.


A veces me gustaría ser tan valiente como Daniel, salir corriendo y dejar todo atrás, apartanto el miedo y lanzándome a la aventura. Pero nunca lo consigo. Quizá porque hay demasiadas cosas (sobre todo, demasiadas personas) que me retienen aquí.

Ah! Muchísimas gracias a Chica Gris   por el premio que me ha dado en su blog! (Un blog muy bonito, os lo recomiendo sin duda!)

sábado, 23 de octubre de 2010

Soledad y Depresión

Primero noto una presencia amenazadora y después me van rodeando Depresión a la izquierda, Soledad a la derecha. No hace falta que se identifiquen enseñándome su placa. Llevamos tiempo jugando al perro y el gato. Aunque admito que me sorprende encontrármelas aquí, al anochecer, en este jardín. La verdad es que no es su sitio.
-¿Cómo sabíais que estaba aquí? ¿Quién os lo ha dicho? -Les digo.
Depresión, que va de tía lista, me dice:
-¡Anda! ¿Es que no te alegras de vernos?
-Lárgate. -Le pido.
Soledad, que siempre hace de poli bueno, me replica:
-Lo siento señora, pero puede que la siga durante todo el viaje. Tengo órdenes.
-Pues prefiero que no, la verdad. -Contesto.
Soledad se encoge de hombros pero se me acerca más.
Entonces me cachean. Y me sacan de los bolsillos todo lo que pueda parecerse a la Alegría. Depresión incluso llega a robarme la identidad, su viejo truco de toda la vida. Después Soledad me interroga, cosa que aborrezco, ya que suele durar varias horas. Lo hace con educación, pero es implacable y siempre consigue ponerme del revés.
De vuelta a casa espero poder quitármelas de encima, pero van pisándome los talones las muy capullas. Depresión me agarra el hombro con firmeza y Soledad sigue dándome la vara con el interrogatorio. No me queda otra que saltarme la cena para evitar que me miren a los ojos mientras como. Procuro que tampoco me sigan escaleras arriba  hasta la puerta de mi piso, pero conociendo a Depresión, sé que lleva una porra, así que no puedo impedirle que entre si se empeña.
-No teneis ningún derecho a estar aquí. -Le digo a Depresión. -Ya he saldado mi deuda con vosotras.
Pero Depresión me dedica esa sonrisa tenebrosa suya, se acomoda en mi silla favorita, pone los pies encima de la mesa y enciende un cigarrillo, llenándome la casa de su humo espantoso. Sin quitarme el ojo de encima, Soledad suspira y se mete en mi cama vestida, con zapatos y todo, tapándose hasta el cuello. Voy a tener que compartir una vez más la cama con ella. Lo sé.


Pd: Este texto no lo he escrito yo, porque si ahora mismo tuviera que decir algo sobre mí.. sólo sabría decir que soy rara. Que no espero lo que cualquier chica de 16 años suele "querer". Así que me ha gustado y lo he sacado de Come Reza Ama, que es el libro que me estoy leyendo ahora. Buen finde a todos :)

sábado, 16 de octubre de 2010

One year ago

¿Por qué el tiempo pasa tan rápido? Es increíble, pero el tiempo vuela y ni si quiera te das cuenta.
No tengo nada de inspiración, pero algo me dice que es un buen día para escribir. Porque desde hace un año han pasado muchas cosas. Y cuando digo muchas, también quiero decir demasiadas
Este día, horas antes, los nervios no hacían más que inundar mi cuerpo cada vez más. Iba a verle de nuevo. Iba a confirmar si la locura que antes era nuestra, seguia siendo nuestra locura. Si a pesar de todo seguíamos teniendo esas ganas incontenibles de besarnos. Y claro que lo comprobé: todo eso se había terminado. Nada de lo que habíamos tenido, ninguna de nuestras risas, abrazos, bromas, juegos tontos, miradas que lo decían todo.. Nada. Ni un solo rastro de todo aquello. Se había esfumado, así, de un momento para otro. Y yo después de un viaje con intenciones de hablar no fui capaz de preguntar un por qué. Fui muy cobarde, ya sabeis, el típico miedo a quedar mal, a que esa pregunta no tuviera ninguna respuesta ni ninguna importancia para la otra persona. Y se acabó, así sin más, sin que nadie dijera nada. Pero las circunstancias dejaron todo claro y supongo que no hubo nada que aclarar.
Y después de eso seguimos manteniendo contacto, hablando de lo que nos echábamos de menos y de lo que nos gustaría volver a vernos, montando planes absurdos para poder pasar una noche más, o aunque tan solo fuera una tarde, pero de nuevo otra vez entre nuestros abrazos. Y nunca lo conseguimos. Porque en realidad la única que lo había intentado era yo. Pero llega un día en el que te das cuenta de que en esa pareja sólo quedas tú y que lo único que te ata a ello es esa herida. Y haciéndola sangrar no mantienes vivo su recuerdo, sinó el dolor de la pérdida. Y supongo que así acabó esta historia. Acostumbrada a que hablaramos una vez al mes (al menos) y ahora no sé cuando volveré a tener noticias suyas.. Y si volveré a tenerlas.. Y eso me hace preguntarme que pasaría si volvieramos a hablar.. Que sentiría yo.


Porque a veces se juntan dos ríos en las noches de diciembre, porque no sé de donde has salido, toda una vida sin verte..

jueves, 14 de octubre de 2010

Mi ABC

Abrazos y Amor 
Bombones chocobons y Besos apasionados
Corazón
Destino
El libro de la selva
Felicidad
Galletas rellenas de chocolate
Hakuna matata
Impaciencia
Jamón serrano
Kinder bueno
Locura
Miedo
Nocilla
Olvidadiza
Pancho y Pasión
Querer
Recuerdos que te hacen..
Sonreír siempre
Tuenti-adicta
Universidad de madrid
Vive y deja vivir
Wonderful life
Youtube
Zamora


Soy como todas las personas: veo el mundo tal como desearía que sucedieran las cosas, y no como realmente suceden.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Sonrisa con oyuelo de mentira

Cuando enfrenta el otoño aunque pierda las hojas, recoge flores aunque tengan espinas y marca camino aunque se levante el polvo.
Eso lo haces tú.. por mucho que en un principio te de miedo, te resulten raras las cosas.. tienes el valor de seguir hacia delante pequeña.. y esa es una de las cosas que te hace especial.

viernes, 8 de octubre de 2010

Nunca me he sentido tan perdida..

                                         y a ti tan lejos de mi.

Es extraño. Todo ha cambiado últimamente de golpe. Cada día un cambio más brusco que el anterior, pero en realidad siempre acabo en el mismo lugar que siempre. Cuando creo que ya está todo claro, que sé lo que quiero, ocurre algo que pone todo mi mundo patas arriba y no sé ni si quiera quien soy ni qué quiero.
Empiezo a pensar que nada es para siempre. Ni si quiera una amistad de esas que meterías en el fuego no una mano, sino el cuerpo entero, por apostar que sería para siempre, pasara lo que pasara. Pero ya no estoy segura ni de que eso pueda ser para siempre.. Espero que sí, pero como he dicho, todo ha cambiado mucho. Quizá demasiado.


Y por supuesto, muchisimas gracias a Nicole, que me cree merecedora del premio blog&hearts :)


Normas de este premio:
-Hacer una entrada con el premio.
-Compartir con 12 bloggers, linkeándolos.
-Comentar en los blogs de las personas a las que has dado el premio y linkear a la persona que te ha dado el premio.

Y aquí os dejo mis 12 sensaciones:

Mi mundo perezoso


Muchos besos a tooooooodos, pasad muy buen puente y gracias :)

sábado, 2 de octubre de 2010

Sueños de almohada,

imágenes caprichosas que mezclan nuestros recuerdos, alborotan nuestra memoria durante noches y noches, horas y horas... Los sueños están ahí, cada noche, dentro de tu cabeza. Nadie puede verlos excepto porque son tuyos. Sin embargo no puedes controlarlos, dependen de sí mismos aunque se alimentan de ti, pero son simplemente sueños. En los sueños todo es posible: volar, amar lo odiado, vivir lo que nunca has vivido, morir y volver a nacer.. De los sueños puedes aprender, puedes olvidarlos.. Lo único que no debes hacer jamás es depender de ellos, porque los sueños no respetan la razón ni el sentido, por eso nadie debería entrar en los sueños de otro, nadie.


No hemos inventado nada nuevo, ni siquiera hemos aprendido a amar, estamos perdidos.. como en un sueño. El amor debería ser un milagro en el que soñamos la felicidad del otro. Por eso no creas nunca que el amor te pertenece, porque en ese preciso instante desaparecerá.. como un sueño, porque el amor es un sueño en el que sueñan dos.


miércoles, 29 de septiembre de 2010

Sin ti. Sin raíces ya.

Él está confundido. Por los gritos, por la rabia, por el amor rebentado, por el dolor físico, un corazón roto, una amistad partida, una emoción despedazada, un sentimiento turbado, curvado y cortado. Así se siente. Con la música zumbando intensamente en la cabeza y una fragilidad interior, una sultil aflicción, una lágrima repentina y el deseo de no hablar.
-¿Qué pasa?
-Se ha acabado y ya está.


¿Acabado? Esa palabra es casi como un grito desgarrador. Al oirla pronunciada en su mente, su corazón parece retorcerse y extenderse como un elástico de absurdas capacidades, tenso como un arco violento y listo para lanzar la dolorosa flecha, más y más tenso, hasta lo inverosímil, hasta romperse como cinco cuerdas de un instrumento llevadas a la exasperación, el último hálito de un viejo cantante de rock en su último bis, el último canto de un viejo cisne, ya ronco. Cuánto echa de menos esa sonrisa. Querría sentir todo eso y mucho más. Ni si quiera el peor de los dolores físicos puede compararse con el que siente en estos momentos su corazón. El absurdo de ese vacío neumático, la ausencia total de todo, como respirar en un mundo sin aire, como beber de un vaso vacío, como tirarse a una piscina sin agua, la ausencia de cualquier sonido, palabra, color, alegría, felicidad, sentimientos cristalizados, como si el mundo se hubiera partido por la mitad. Así es el vacío desgarrador que siente Alex.


Siento haber estado desaparecida este tiempo, pero he tenido la cabeza hecha un lío y no baría sabido ni que escribir..

martes, 21 de septiembre de 2010

Filosofeando en mi papel, en clase de filosofía

¿A quién pretendo engañar? En realidad, no lo sé. 
Me he dado cuenta de que, en realidad, siempre le he estado esperando por nuestra promesa de los dieciocho. Y creo que no olvido del todo porque sigue viviendo en mí esa estúpida esperanza. No sé si quiero olvidar, pero tampoco sé si quiero volver a vivir todos esos momentos, vivir de nuevo un futuro a su lado..
Me siento tan perdida.. Pero caminaré despacio (como dice Melendi: sin pausa, pero sin prisa) y supongo que algún día encontraré el camino que quiero seguir.. Y saldré de estas dudas que me comen la cabeza minuto a minuto. Simplemente deseo saber lo que quiero, que me gustaría esperar.. 
El Alquimista, el libro que ahora me estoy leyendo dice que "es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante". Y es cierto. Querer conseguir un sueño es lo que te hace luchar por intentar conseguirlo. Te hace ilusionarte y en momentos, desilusionarte. Puede hacerte reír, temblar de nervios.. Puede hacerte llorar. Pero esos momentos son los que hacen que la vida merezca la pena.
Pero.. ¿Qué se yo de la vida? Quizá nada. Y estoy aquí escribiendo y hablando como si fuera alguien que ha vivido cincuenta años una vida intensa, cuando, sin embargo, tengo dieciséis y sigo encerrada en un amor que pasó hace un año y que a penas duró dos meses. Lo que sí es cierto, es que con ello aprendí mucho, muchísimo. Maduré, poco a poco, sin a penas darme cuenta y esto hizo de mi la persona que ahora soy, con mis defectos (mis muchos defectos..) y virtudes.
De la única cosa segura que estoy ahora mismo, es que no cambiaría nada desde el verano de mis quince hasta ahora. Ni si quiera los miles de errores cometidos en el trayecto.


"Cinco minutos para amanecer y sigo escondido entre las dudas y las mitades que me han elegido para que pueda seguir volando entre mis recuerdos. Volar sin alas, volar sin aire, volar.. muriendo. Una y otra vez, que siempre vuelve a suceder, que poco cuesta seguir mintiendo."

viernes, 17 de septiembre de 2010

Estoy pensando que..

No recuerdo la última vez que he sido realmente feliz. La última vez que alguien o algo me ha hecho reir hasta que me duela la barriga y la mandíbula. Echo de menos acostarme por la noche sin tener nada en la cabeza, echo de menos sonreír porque tengo ganas y no porque tenga que hacerlo. Odio los retortijones en el estómago cada vez que le recuerdo, odio la sensación de no estar ilusionada por nada ni tener ganas de nada. Deseo sentir su mirada con ganas de verme; echo de menos sus caricias, sus abrazos, sus consejos, sus palabras de amor..


Los recuerdos están muy bien, pero no puedes olerlos, tocarlos, ni abrazarlos. Nunca son como fue el momento exacto y se desvanecen con el tiempo.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Lo entiendo

Entiendo lo que es sentirse el ser más pequeño, insignificante y patético de la humanidad y lo que es sentir dolor en partes del cuerpo que ni siquiera sabías que tenías. Y da igual cuántas veces te cambies de peinado, o a cuántos gimnasios te apuntes, o cuántos vasos de Chardonnay te tomes con las amigas, porque sigues acostándote todas las noches sintiéndote como una mierda. Y pensando cómo puñetas en ese breve instante pudiste pensar que eras tan feliz.


lunes, 6 de septiembre de 2010

The holidays

He comprobado que casi todo lo que se ha escrito sobre el amor es cierto. Shakespeare decía que los viajes terminan con el encuentro de los enamorados. ¡Qué idea más extraordinaria!. Personalmente no he experimentado nada ni remotamente parecido a eso, pero estoy convencida de que Shakespeare sí. Supongo que pienso en el amor más de lo que debería. Me admira constantemente su abrumador poder de alterar y definir nuestras vidas.
También fue Shakespeare quien dijo que el amor es ciego; pues bien, estoy segura de que eso es verdad. Para algunas personas, de forma inexplicable, el amor se apaga; para otras, el amor sencillamente se va. Si bien es cierto, por supuesto, que el amor también puede encontrarse, aunque sea solo por una noche. Sin embargo existe otra clase de amor, el más cruel, aquel que prácticamente mata a sus victimas: se llama amor no correspondido y en ese apartado soy una experta. La mayoría de historias de amor hablan de personas que se enamoran entre sí, ¿Pero qué pasa con los demás? ¿Quién cuenta nuestra historia?. La de aquellos que nos enamoramos solos. Somos víctimas de una aventura unilateral, somos los malditos de los seres queridos, los seres no queridos, los heridos que se valen por si mismos, los discapacitados sin plaza de aparcamiento reservada.

¿Por qué nos atraen personas que parecen no ser para nosotros? Creo que yo se la respuesta. Porque esperas estar equivocada, y cada vez que él o ella comete un error y algo te dice que no es lo suficiente bueno para ti, no haces caso. Y cuando te sorprende, vuelve a conquistarte y acabas descartando la idea de que no te conviene.. Típico. Y por si fuera poco todas las noches te acuestas repasando todos los detalles y preguntándote qué hiciste mal o que pudiste mal interpretar. A veces intentas convencerte de que verá la luz y aunque la situación dure mucho tiempo, volverá de nuevo.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Yo quiero contigo todo

Todo es tan de verdad que me acojono cuando pienso en tus pequeñas dudas y eso.. que si no te tengo reviento, quiero hacértelo muy lento.

Ultimamente estoy sin inspiración.. No sé si se debe a que no tengo nada que hacer.. O que tengo demasiadas cosas en la cabeza.. O a que últimamente estoy realmente feliz. Sólo sé que no sé nada.

lunes, 30 de agosto de 2010

Recuerdos de aquel verano

-Dime, ¿qué es lo que más recuerdas del verano que pasamos juntos?
-Todo.
-¿Nada en particular?
-No -respondió.
-¿No lo recuerdas?
Tardó un minuto en responder, y lo hizo en voz baja, grave:
-No, no es eso. No es lo que piensas. Cuando digo todo, hablo en serio. Recuerdo cada instante que pasamos juntos, y todos ellos fueron maravillosos. No puedo escoger un momento que significara más para mí que otro. Todo el verano fue perfecto, la clase de verano que todo el mundo debería tener la oportunidad de vivir. ¿Cómo iba a elegir uno en particular? Los poetas siempre describen el amor como un sentimiento que escapa a nuestro control, que vence a la lógica y al sentido común. En mi caso fue exáctamente así. No esperaba enamorarme de ti, y dudo mucho que tú tuvieras previsto enamorarte de mí. Pero cuando nos conocimos, ninguno de los dos pudo evitarlo. Nos enamoramos, a pesar de las muchas dificultades. Para mí fue un amor que sólo puede existir una vez, y por eso cada minuto que pasamos juntos ha quedado en mi memoria. Nunca olvidaré un sólo instante de nuestra relación.
Alguien me dijo que el primer amor te cambia la vida para siempre, y por mucho que te empeñes, el sentimiento nunca muere del todo. Y hagas lo que hagas, te acompañará siempre.

viernes, 20 de agosto de 2010

500 days of Summer

Me encanta su sonrisa, su pelo, sus rodillas. Me encanta el lunar con forma de corazón que tiene en la piel. La forma en la que a veces se moja los labios antes de hablar. Y el sonido de su risa. Me encanta mirarla cuando está dormida. Me encanta escuchar esa canción cada vez que pienso en ella y cómo consigue que me sienta. Hace que todo sea posible, no sé... como si mereciese la pena vivir.


-¿Qué somos?
-No lo sé. ¿Qué más da? Soy muy feliz, ¿tú no eres feliz?

miércoles, 4 de agosto de 2010

Dieciseis

Hoy acaba una etapa de mi vida y empieza una nueva. 

Si tuviera que destacar momentos, no acabaría, ya que para mí este año ha sido el más importante de mi vida (hasta ahora). Lo que sí se es lo mucho que me ha enseñado este año. He aprendido muchas cosas y en realidad, he madurado como persona.

He aprendido que quince días pueden cambiar tu vida radicalmente, que las primeras impresiones no son las que cuentan y que las discusiones no te llevan a ningun sitio. He aprendido también que el amor está en todas las partes, incluso en las personas que menos esperas. También, que no hay que juzgar sin saber antes exáctamente como es. Y que no hay que tener prejuicios sobre algo o alguien. He aprendido que las relaciones hay que mimarlas, tanto las relaciones de amistad como las amorosas y sobre todo, que no hay que perderlo todo por alguna equivocación, que existen las segundas oportunidades. Y también he aprendido a dejarme llevar.

Me he dado cuenta de con quienes puedo contar sin dudar. De quienes son esas personas con las que no hablas todos los dias, pero que en realidad no podrías vivir sin ellas. De quienes son esas personas que no van a estar ahí a la larga. Y de quienes son aquellas, que las recuerdas y las echas de menos en la distancia.

Sólo me queda despedirme de mis quince y darle la bienvenida a los dieciseis

jueves, 22 de julio de 2010

No sé como olvidarte

Si te acercas nada es útil para esta inútil.
 
Bruta, ciega, sordomuda, torpe, plasta y testaruda, es todo lo que he 
sido, por ti me he convertido en una cosa que no hace otra cosa más que amarte.  
Pienso en ti día y noche y no se como olvidarte.
 
Cuántas veces he intentado enterrarte en mi memoria y aunque diga ya no más, 
es otra vez la misma historia.