sábado, 13 de noviembre de 2010

Cuento de caperucita roja contado por el lobo

El bosque era mi hogar. Yo vivía ahí y me preocupaba por él, trataba de tenerlo cuidado y limpio.
Un día soleado mientras estaba limpiando basura que acampantes habían dejado, escuché pasos. Me escondí detrás del árbol y vi a una pequeña niña viniendo por el camino, trayendo una canasta.
Sospeché de la pequeña niña a primera vista porque ella vestía muy lujosamente, toda de rojo y su cabeza estaba cubierta para que nadie supiese quién era.
Naturalmente me detuve a observarla y le pregunté quién era, de dónde venía y todo eso. Ella me contó un cuento acerca de ir a la casa de su abuela, con la canasta del almuerzo. Parecía básicamente una persona honesta, pero ella estaba en MI bosque y con una apariencia sospechosa con ese extraño gorro encima; entonces decidí enseñarle cuán peligroso era atravesar el bosque vestida tan lujosamente.
La dejé seguir su camino pero corrí rápido a la casa de la abuela.
Cuando ví a la agradable señora le expliqué mi problema y ella acordó conmigo en que su nieta necesitaba aprender una lección.
La señora anciana acordó quedarse afuera, en la sombra, hasta que yo la llamase, en realidad se quedó debajo de la cama.
Cuando caperucita llegó yo la invité al dormitorio, pues yo estaba en la cama vestido como una abuela.
La chica entró con sus mejillas rosadas y dijo algo desagradable acerca de mis orejas. Yo había sido insultado antes y tratando de poner lo mejor de mi, sugerí que las orejas grandes servían para escucharla mejor; mi intención era decirle que yo quería escucharla y prestarle mucha atención a lo que estaba diciendo, pero ella dijo otra frase insultante acerca de mis ojos saltones.
Ahora uds. pueden llegar a entender cómo me estaba sintiendo acerca de esa chica que parecía tan agradable pero que en realidad era una persona tan desagradable. Sin embargo, seguí con mi política de poner la otra mejilla, entonces le dije que los grandes ojos me servían para poder verla mejor a ella.
Su siguiente insulto realmente me dolió. Yo siempre tuve problemas de tener grandes dientes y esta pequeña niña me insultó acerca de ellos. Yo sé que debí haberme controlado más pero bajé de la cama y le dije que mis dientes me ayudarían a comerla mejor.
Ahora, déjenme explicarles, ningún lobo podría comer nunca a una pequeña niña, todos sabemos esto, pero la Caperucita loca comenzó a correr alrededor de la casa gritando. Yo corría detrás de ella, tratando de calmarla, me había sacado la ropa de la abuela, pero esto lo único que hizo fue empeorar aún más la situación: se abrió la puerta y un enorme leñador estaba ahí con su hacha, mirándome, fue claro para mí ver que yo estaba en problemas y me fui por una ventana que había detrás de mí.
Quisiera decirles que este fue el final pero la abuela nunca va a contar mi lado de la historia.
Al poco tiempo se empezó a decir que yo era impulsivo y todos comenzaron a evitarme.
No sé más acerca de la pequeña niña con su linda Caperucita Roja, pero yo, nunca más volví a ser feliz.


Simplemente pongo esta historia para que nos demos cuenta de que las cosas no siempre son lo que creemos. Porque la realidad, a menudo es muy distinta a lo que uno cree que es, las personas no siempre son lo que aparentan ser, ni las relaciones y mucho menos los amigos y esa realidad es la que se encarga de poner a cada uno en su sitio, porque uno cree que es negro, pero puede ser blanco, o uno cree que es blanco pero probablemente sea de todos los colores del arcoiris, uno sabe como empiezan las cosas pero nunca sabe como van a terminar..

41 comentarios:

  1. Me ha encantado! Y pensar que he crecido creyéndome la versión equivocada del cuento. Ésta nueva versión es mucho mejor que la otra, sin duda. Las apariencias engañan, dicen.

    Besos grandes chica de las sonrsisas prestadas, ten un buen día!

    ResponderEliminar
  2. Es necesario conocer bien las dos versiones de la historia antes de juzgarla.
    Nunca le habían dado al lob,la ocasión de explicarse.
    Me ha gustado muchoqe se la dieras tú=)
    Una sonrisa grandísima boniita.

    ResponderEliminar
  3. Poco a poco los años te enseñaran que generalmente es cierto, que cada uno acaba siendo causa de sus efectos.

    Besos de un viejuno

    ResponderEliminar
  4. Para poder llegar a la versión de una historia más o menos acertada y cercana a la realidad siempre hace falta conocer las dos versiones opuestas :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. me encanto la idea
    esta barbara
    siempre escuchar las dos campanas
    no se sabe nunca é?
    besitoss

    ResponderEliminar
  6. me encantó, me encantó, me encantó!
    mucho, enserio, no te imaginas cuánto!
    una gran enseñanza, siempre debemos ver las dos caras de la moneda. :D
    que gran relato. ¿puedo mencionar en enlace en mi blog? quisiera que más lo leyeran...(:

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que tienes razon!me gusto leer esta version del cuento!
    Subi Cap.!:)
    Un besoo!

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho, pobrecito el señor Feroz.

    ResponderEliminar
  9. Me encantó la otra versión del cuento y tu reflexión! Es así nomás, siempre todo tiene varias perspectivas, pero justo como lo escribí yo, casi siempre nos quedamos solo con una, hasta que nos damos cuenta, o, como dicen "le buscamos la quinta pata al gato" y ahí vemos como es en realidad. :).

    p/d:acabo de leer tu perfil, yo también quiero ser periodista y escritora! jaja :)

    ResponderEliminar
  10. Jaja, y al final la paranoica era la caperucita. Pobre lobo, y todos lo pensábamos como el malo, pero que buen corazoncito tenía y por culpa de los prejuicios no tuvo buen final.

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  11. linda manera de ejemplificar tal mito urbano, ^^
    pobre lobo ¬¬ .

    cuidate mucho, me ha encantado la version que dignifica al animalillo.

    suerte, un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Siempre me han gustado las cosas vistas desde otro ángulo. Las versiones. Las segundas opiniones... Me ha gustado mucho...

    ResponderEliminar
  13. He llegado aquí por que me ha gustado tu nombre del perfil, pero ahora me gusta también tu blog, Me ha gustado mucho esta segunda versión, merece la pena escuchar al lobo.

    ResponderEliminar
  14. Ten un buen domingo, el post, como siempre, estupendo.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Que way me encanto tu paradoja sobre la realidad, como aunque verdad solo exista una como puede haber bastantes variantes de esta y eres tu la que elijes cual creer y hacer tu verdad, aun habiendo la posibilidad de que no estes cogiendo la idonea..Pero la vida es asi y no podemos evitarlo, nos dejamos llevar por las sensaciones que nos transmita la persona, y no hay nada mas subjetivo que eso...

    ResponderEliminar
  16. Las apariencias engañan.
    Que razón tienes en todo!

    Un beso, te sigo :)

    ResponderEliminar
  17. me ha encantado.es superoriginal la forma de hacernos ver ..el otro lado.no mucha gente sabe ponerse en el lugar de la otra persona.mi mejor amiga lo hace, ademas demasiado bien.pero la hace ser una buenisima persona. a aver si se me pega algo de ella y aprendo.y si además este tipode cuentos me enseñaran i guess!
    un beso

    ResponderEliminar
  18. Me encanta! Que razón tienes en todo. Si te soy sincera, nunca me he creído la versión de caperucita (de pequeña mi madre ya decia que era rara), y sin duda, me gusta mucho más esta versión!!

    Y si, engañan y mucho.....

    Besitos bonita :)

    ResponderEliminar
  19. Qué bonito eso ! y sí, muchas veces las apariencias engañan.
    Un besito ♥

    ResponderEliminar
  20. Si hay dos versiones y una no la dejas escuchar, nunca harás lo correcto.
    un beso!:)

    ResponderEliminar
  21. Esta versión es más que genial. Algo ya me suponía yo, es lo que tiene ser incorfomista :)

    Te recomiendo la siguiente película, "la verdadera historia de caperucita roja"
    Creo que te encantaría tanto como a mí.

    Un besin.

    ResponderEliminar
  22. me acabo de sentir engañado durante toda mi infancia!!!

    ResponderEliminar
  23. Muchas veces no lo hacemos y es tan simple ponernos en el lugar de los demás....
    Un abrazo, excelente entrada...

    ResponderEliminar
  24. WOW! Me ha encantado la historia, y no sabes lo bien que me ha venido leerla precisamente HOY.

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  25. Siempre me gustó escuchar los dos lados de la historia antes de opinar.

    besitos!!
    :)

    ResponderEliminar
  26. He acabado en tu blog por pura casualidad, y cuando ha empezado a sonar la canción dle libro de la selva he decidido leer un rato jaja
    Me ha encantado el texto, con todas las letras, cuanta razon en que nada es lo que parece y que malas son las desilusiones..
    Muchos besos, te sigo.

    ResponderEliminar
  27. Las apariencias engañan, me engañaron T_T
    Gracias pro hacerme dar cuenta =D

    ResponderEliminar
  28. esta versión es genial, nunca la habia escuchado :)
    Pasate por mi blog http://loquenoves-18.blogspot.com
    Te sigo ^^ un beso

    ResponderEliminar
  29. mmm...es el otro punto de vistra de la historia, es curioso a veces darse cuenta de que tambien hay otros posibles enfoques de algo...es original tu entrada!:)
    muah

    ResponderEliminar
  30. Guau es realmente original!!
    Y tienes toda la razón...las apariencias engañan y mucho. Realmente hay tantas maneras de ver algo como ojos en este mundo.
    Una entrada genial!
    :)

    ResponderEliminar
  31. HOLAAA
    me encanta como escribís.
    Nos seguimos visitando.


    besitos

    ResponderEliminar
  32. ¡Linda! Pásate por mi blog. Hay un premio de mi parte para ti ^^

    ResponderEliminar
  33. ¡Me encantó! Ya demás tienes toda la razón, siempre hay dos versiones, y todos tendemos a prejuzgar.
    Deberíamos molestarnos en buscar al lobo y preguntarlé qué piensa él.

    Y por otra parte la idea de jugar con los cuentos tradicionales es buena, podrías jugar con los de princesas si te viene la inspiración, a lo mejor te queda algo interesante ; )

    ResponderEliminar
  34. Siempre hay que tener en cuenta ambos puntos de vista,no se puede creer solo una parte,porque hay que ponerse en el lugar de ambos.
    Preciosa tu entrada,y me encanta cuando suena la canción del Libro de la Selva,es re linda y me sube mucho los ánimos :D

    ResponderEliminar
  35. el lobo es el malo, que no os engañen..jaja!!
    besos

    ResponderEliminar
  36. Holaaa (:
    Creo que siempre está mejor tener dos puntos de vista pero hay veces en que estás tan cegado que no ves el otro punto de vista y te conformas con el que tú quieres ver.
    Besitos!*

    ResponderEliminar
  37. Como siempre estupendo. Por aquí ando echando un vistazo por tus cosillas. Pasa un buen fin de semana.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Todo depende del cristal con que se mide; todas las personas tenemos distintas formas de ver las cosas.
    Ja maravillosa la historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  39. me pasa mucho ultimamente de quedarme pensando, estaré haciendo las cosas bien? capaz no estoy viendo la verdad... pero bueno, uno nunca sabe si tampoco se pasa para el otro lado, es tan complicado pensarlo de esa manera.

    una bonita reflexión. besos!

    ResponderEliminar
  40. Bueno. Mi bueno. Me encanta tu dibujo de la psicología del lobo, jeje...

    Gracias :)

    ResponderEliminar

sensaciones